Todos los años se publica un número cada vez mayor de listas para aupar al estrellato, al menos durante un año, a algo o alguien dentro de una categoría. Blake Shelton inició en 2001 su carrera profesional como cantante de música country en Estados Unidos y en 2011 participó como jurado en el programa “La Voz” del mismo país. Sin embargo, es ahora cuando ha saltado a la fama a nivel mundial gracias a la revista People y su “galardón” al Hombre vivo más sexy del mundo.

foto_blake-shelton - Trasformación Digital

Existen publicaciones y entidades de reconocido prestigio que han sabido aprovechar el tirón de estas listas y las han llevado a su propio terreno. Es el caso del conocido diccionario Oxford, cuyos editores otorgan anualmente a una palabra (o concepto) el premio de “palabra del año”. Según algunas fuentes consultadas, la entidad elige entre más de 4.500 millones de palabras el vocablo que mejor ha representado al lenguaje y la cultura ese año, fijándose para ello en las palabras más utilizadas y el incremento de su uso con respecto a años anteriores. Y así, emoji, posverdad y fake news han sido las últimas agraciadas con este particular reconocimiento desde 2015.

 

No pretendemos llevar la contraria al diccionario Oxford, pero sí consideramos que dentro de “palabra del año” hay espacio para profundizar más y crear nuevas categorías que pueden interesarnos especialmente, concretamente “la palabra del año en la empresa”. Para ello, hemos hecho un recopilatorio de todos los eventos a los que hemos asistido, todas las reuniones mantenidas, todas las entrevistas realizadas y, por supuesto, el máximo número de publicaciones on- y offline leídas, todo ello en 2017, y hemos analizado su contenido. No tenemos ningún reparo en admitir que en esta ocasión el resultado no ha estado reñido, no ha sido muy ajustado y no hemos necesitado muchas horas de deliberación.

 

Todo lo contrario, hay un claro vencedor en 2017. Resulta casi imposible echar la vista atrás y recordar cualquier clase de seminario, conferencia, feria o exposición donde no se haya hablado de ella: la conocida Transformación Digital. Y todas las empresas, independientemente de su tamaño y sector, saben el motivo a la perfección o al menos lo intuyen, ya que actualmente es prácticamente insólito encontrar un CEO que rehúse premeditadamente algo que puede mejorar la eficiencia operativa de su negocio, crear una ventaja competitiva en el mercado, potenciar la colaboración interna o generar nuevas fuentes de ingresos, por mencionar sólo algunas ventajas de la Transformación Digital.

 

roman-kraft_unsplash-_trasformaciondigital

No tenemos una fórmula magistral para completar con éxito un proceso tan complejo, ya que cada empresa requiere soluciones específicas, pero sí somos especialistas en apoyar a empresas en la identificación y selección de los mejores profesionales para conseguir sus objetivos, ya que sin Transformación Personal no puede haber Transformación Digital.

You have Successfully Subscribed!