Si no inviertes en tus empleados, no estás invirtiendo en el futuro de tu negocio. ¿Por qué? Porque suele ser difícil crear una fuerza laboral comprometida, pero puede ser muy fácil perderla. La rotación es una práctica que no solo consume tiempo y dinero, sino también afecta la productividad general de la empresa.

Cuando inviertes en tus empleados, creas un equipo comprometido que ayudará a establecer mejor la relación con tus clientes. Esto es importante porque la forma en la que ellos piensan y se expresan sobre tu empresa, puede ser la mejor campaña de marketing o evento que puedas organizar. Por ello, en este post vamos a resaltar tres aspectos en las que muchas empresas exhiben un área de mejora y cómo podrías invertir en tu personal con un presupuesto amigable.

1. Sin desarrollo profesional. Las personas que no sienten que siguen aprendiendo en sus puestos de trabajo son mucho más propensas a escuchar activamente sobre nuevas oportunidades o incluso pueden estar buscando un cambio proactivamente.

Forma de invertir: Fideliza tu talento

Arma un Plan de Desarrollo Individual, que podrá ir cambiado y adaptándose a lo que busca el empleado y necesita la compañía. Con transcurso del tiempo, su puesto irá evolucionando y el trabajador necesitará adquirir nuevas habilidades, por lo que esta herramienta permitirá que el trabajador tenga expectativas claras de su futuro en la empresa y ver cronológicamente como alcanza metas a corto y largo plazo.

2. Microgestión. Al haber hecho una transición al teletrabajo, este tipo de gestión ha incrementado para muchos. Ofrecer un horario realmente flexible -sin querer controlar cada minuto del trabajo de otro- ayuda a impulsar autonomía en su rol y mejora la moral de los trabajadores. Está comprobado que este tipo de gestión/vigilancia, frecuentemente genera estrés y reduce la productividad, por lo que te incitamos a buscar nuevas formas de liderara a distancia.

Forma de invertir: Verdadera flexibilidad horaria

El teletrabajo y flexibilidad horaria solían ser sinónimos o al menos ir de la mano. Sin embargo, dada la situación específica de cada persona a consecuencia del confinamiento se exhibió que en realidad -el teletrabajo y la flexibilidad- no son necesariamente sinónimos. Los beneficios de trabajar en casa se vieron afectados por muchas otras cosas y a eso se le aumentó el micromanagement.

3. Compensación inadecuada. Siempre habrá alguien que pueda pagar más que tú. Sin embargo, es vital reconocer qué tipo de compensación puedes ofrecer; porque un salario bajo no siempre atraerá a los candidatos más cualificados o simplemente no convencerá a tu mejor trabajador de quedarse. No obstante, no siempre tenemos un gran presupuesto, por lo que si esta es tu situación, cuando se hable del paquete salarial, dale vital importancia a la parte flexible.

Forma de invertir: Ofrece beneficios que les importen

Cuando hablamos de beneficios, nos referimos a beneficios adicionales a los básicos y clásicos. Aquí no hay algo específico que le puedas ofrecer a todos y pueda ser considerado como beneficio en sí. Sin embargo, crear una ‘carta de beneficios’ puede ser una idea interesante ya que actualmente conviven múltiples generaciones en la fuerza laboral y a cada una tiene sus propias prioridades y preferencias.

 

Pensamientos finales

En efecto, si no inviertes en tus empleados, te van a dejar. Sin embargo, cada organización es diferente y por ello, cada uno deberá encontrar la forma de invertir en su personal de la mejor manera. Hay numerosos ejemplos de cómo grandes compañías invierten en sus empleados, sin embargo, no vemos tantas acciones en pequeñas o medianas empresas, por ello hemos propuesto ejemplos que se pueden ejecutar sin un gran presupuesto. Ten en cuenta lo comentado, porque si no eres dueño de una compañía, querrás trabajar para una que promueva el crecimiento de sus integrantes e invierta en ellos.