Por fin ha llegado el verano y con ello, esperamos que también vuestras bien merecidas vacaciones. Antes de irnos a descansar, queremos compartiros las ‘soft skills’ o habilidades blandas que han sido esenciales para afrontar la rápida conversión a un entorno de trabajo digitalizado de esta primera mitad del año.

Con la montaña rusa del COVID-19 se desataron una serie de retos laborales y personales para todos; y en medio de la tormenta, tuvimos que desarrollar o perfeccionar habilidades que nos ayudarían a afrontar aquellos desafíos:

1.  Adaptabilidad

Incluso antes de si quiera pensar en que habría una pandemia, esta era una de las habilidades más demandadas para el 2020, según LinkedIn. La habilidad para adaptarse a todos los cambios que conllevó el inicio de la pandemia como nuevas herramientas, procesos, rutinas de trabajo, situaciones personales y más.

2. Productividad

El inicio de trabajo en casa supuso un desafío para muchos. Sin embargo, muchas compañías han sido gratamente sorprendidas al observar que el teletrabajo no ha tenido un efecto negativo en la productividad de sus empleados. Como trabajadores, la experiencia también ha tenido un impacto positivo dada la flexibilidad del horario de trabajo.

3. Liderazgo

El liderazgo es una combinación de habilidades blandas, como la comunicación digital, toma de decisiones, resolución de problemas y la capacidad de enseñar o guiar. Durante los primeros meses del confinamiento fue tal vez, una de las habilidades más esenciales y si quieres conocer más del tema te invitamos a leer nuestro artículo Cómo liderar a distancia en época de Covid.

4. Empatía

Muchas personas han hecho malabares intentando conciliar o equilibrar el trabajo con la vida en el hogar. Por ello, es importante liderar y trabajar con empatía, ya que se ha comprobado que fomenta un entorno más solidario y colaborativo.

 

Pensamientos finales

Las habilidades blandas son y serán esenciales para tener éxito en un mercado laboral competitivo y más aún en un entorno de trabajo digitalizado. Aunque a menudo se cree que estos rasgos son innatos en algunas personas, estas habilidades pueden enseñarse y desarrollarse. ¿Has aprendido o perfeccionado alguna soft skill durante estos meses? No olvides de agregar aquellas con las que te identificas en tu CV para generar impacto.

Por último, reconocemos que lo que va del año ha sido un poco difícil, no obstante, las mencionadas habilidades blandas nos han permitido sobrellevar y liderar en tiempos difíciles; y ahora es momento de relajarse, recargarse y prepararse para la siguiente parte del año. Esperamos sigáis bien y toméis las medidas de prevención adecuadas.